Featured Posts
Recent Posts

Escritores invitados al III Festival de Arte y Cultura de la Corporación ESHAC


Joanne Rochette

(Canada)

Nacida en Montreal. Es profesora de historia para la educación canadiense en elCollège de Rosemont, en Montréal.

Después de tres estancias de investigación en Colombia, escribió “Le rire de García”, una novela para la que recibió una residencia de creación del Conseil des Arts et des Lettres du Québec (2014). Como parte de las actividades de mediación cultural de la Casa Cultural y Comunitaria de Montreal-Norte, ha impartido varios talleres de escritura desde 2016. Actualmente está desarrollando, con el Centro Colegial para el Desarrollo de Materiales Didácticos (CCDMD), un juego en línea, para permitir a los estudiantes de Humanidades profundizar su conocimiento y comprensión de palabras y conceptos claves en la historia. Sus primeras novelas publicadas son Vents salés y Quartz.

Le Rire de García (La risa de García), fragmento del capítulo VII, pp. 127-150. Traducido por Alexánder Martínez.


Vuelvo al pueblo para otra reunión en el centro comunitario. Cada vez me siento más cómoda allí y Ana no esconde su alegría al verme. Nos sentamos juntos, su marido, ella y yo. Una mezcla de paz y curiosidad me habita. Alrededor de sesenta personas ya están en el lugar, otras siguen llegando. Se habla en voz baja, alguien distribuye café mientras circula entre las sillas, un hombre comienza a cantar, un joven lo acompaña golpeando sus dedos sobre el borde su silla para marcar el ritmo, los niños se entretienen con un perro. Un hombre del pueblo recibe a José, el abogado que viene por primera vez, y a un colega que lo acompaña. Toman asiento frente en la mesa instalada ante la asamblea. Las sienes grises, la mirada viva, los dos toman el micrófono con un gesto seguro. "Buenos días a todos, dice José cálidamente. Estoy feliz de volverlos a ver. Quiero presentarles a Carlos, un hombre de convicción, a quien estimo mucho. Él fundó nuestro grupo de abogados contra la gran industria minera.


— ¡Bienvenido!, grita un hombre en la asamblea.

— Muchas gracias, dice Carlos.

— Hoy estamos aquí, continúa José, para presentarles los resultados de una primera investigación que realizamos sobre la compañía que explota la mina. Lo que tenemos que decirles es extremadamente importante".


Un silencio perfecto se instala en la sala, incluso los niños juegan sin hacer ruido, como si sintieran la expectativa de sus padres. Las puertas abiertas dejan filtrar los rayos del sol al interior y circular el canto de los pájaros. "Esta compañía, que afirma pertenecer en un sesenta por ciento a accionistas colombianos, es de hecho una creación de una compañía multinacional muy grande que se llama C. A. S. Gold".

Epifanio Andrés Acosta Díaz

(Colombia)

Licenciado en Psicología y Pedagogía de la Universidad Pedagógica Nacional.

Docente, escritor. Autor del poemario Tríptico (Editado por la Fundación Andrés Barbosa Vivas, 2012) Poemas suyos hacen parte de la antología El rayo que no cesa, Editorial cuervo de Papel. 2013.


DECLARACIÓN

De pecados está colmado el mundo

no se soportan los males en los osarios

cada quien carga una pena

en realidades apenas visibles

teñidas de efigies cultas morales

¡y todos, todos

vuelan con rumbos distintos!

No lo tomes a mal

te declaro desde este momento

un pacto de paz

para ser los custodios de la esperanza.

Que no escape.

De hoy en adelante

ella

será nuestro pecado mortal inmoral

y nosotros

los nuevos males

que habiten los osarios del pecado.

Alejandro Cortés González

(Colombia)

(Bogotá, 1977). Ha publicado los libros Notas de inframundo (novela, 2010), Pero la sangre sigue fría (poesía, 2012) y Sustancias que nos sobreviven (poesía, 2015). Ganador del Premio Nacional de Literatura de la Universidad Central en las categorías novela (2009) con Notas de inframundo, y cuento (2011) con Él pinta monstruos de mar. Ganador de la Beca de Circulación Internacional para Creadores del Ministerio de Cultura (2013), con la que participó en VII Festival Internacional de Poesía en París. Ganador del VI Concurso Nacional de Poesía UIS (2014), con Sustancias que nos sobreviven. Ha sido invitado a encuentros literarios en Suramérica, México y Francia. Es miembro de la Fundación Trilce y coordinador de la programación cultural de la Librería Trilce en Bogotá.

Aydala

En memoria de Daladier Arismendi “Dala”, (1975-2014)

Fueron ellos quienes trazaron en tu cráneo los caminos del Huila en oleajes de hierro Fueron ellos quienes ataron tus manos con pedazos de cuero de tu primer tambor Fueron ellos quienes hicieron que tu cabellera bailara separada del resto del cuerpo Fueron ellos quienes te abrieron nuevas bocas y allí guardaron la baba de su risa No fue un robo Fueron ellos

Firmaron su sevicia con tu sangre en las paredes y se alejaron en la nocturna fosca del domingo

Degollaron al ruiseñor y tú en tu cántiga Mutilaron la flor y tú tan espina de crisálidas Cosieron tu boca para el grito, no para el canto En el filo que destaja al mundo suena un tambor de manos atadas

Te lloran el Rin y el Magdalena Tu madre envejeció veinte años de lágrimas Agua apozada en erizos de cuarzo

Nadie ve ni oye las pisadas de las botas de caucho que apagan la hoguera entre las montañas

Nadie

Pero fueron ellos

Ay Dala

Aydala Tu nombre se ha unido a la herida

Fueron ellos

Los que se nombran con escupitajos de sierras eléctricas Los que ya nadie quiere ver ni oír

Porque hoy quieren cantar Porque hoy todo es canto Y el recuerdo de la edad febril que nos hermanó entre casetes y polvorines

Ángel de cristo negro Señor de Etiopía cielo que se mira en lo profundo de la tierra para acogerte en un batir de sombras

Hoy todo es canto Y tambores de manos atadas Las voces de tus hermanos bordan con hilos de sangre banderas sobre tu féretro.

Lilia Gutiérrez Riveros

(Colombia)

Poeta, ensayista y narradora. Química y bióloga, con estudios en medicina cuántica y astroquímica. Catedrática universitaria y gestora cultural. Algunos poemas han sido traducidos al inglés, francés, portugués, alemán, italiano y mandarín. Incluida en antologías y estudios críticos. Ganadora del I CONCURSO MUNDIAL DE ECOPOESÍA, 2010. Embajadora de la Paz del Círculo Universal de Embajadores de la Paz con sede en París y Ginebra. Fundadora y Presidenta de la Fundación Poesía Sin Fronteras.


Primer día en el exilio Un gran golpe cierra hermética la puerta y quedan prisioneros los años construidos. Expulsados al frío -nosotros- extranjeros de nuestro propio molde vamos al camino de lo incierto. Todos los territorios las casas las familias los amigos tienen nombre, una comida especial y varias sonrisas de la cuadra. Porque Patria es el territorio del afecto, las manos que endulzan y comparten la taza de café, los libros y las luces que asoman desde los apuntes. Porque Patria es sonido olor, piel, sol, gesto, palabra, sabor, arena, mar. Una joya en la profundidad de unos ojos y el ligero temblor al acercarse a otros pasos. Al estrenar este día el corazón desorbitado arrastra los pasos de hierro. ¿a dónde? La vida ha quedado atrás. Del libro Intervalos.

Jorge Carlos Ruiz de la Quintana

(Bolivia)

Nació en La Paz, Bolivia, en 1979. Poeta, narrador, ensayista y columnista en la prensa de su país. Magister en Teología Sistemática. Licenciado en Filosofía y Letras, Licenciado en Antropología y Teólogo. Ha estado vinculado a instituciones de promoción social y desarrollo en Bolivia, Brasil, Venezuela, México y Colombia. En el ámbito académico es investigador de temas culturales. Su producción está incluida en libros, antologías y revistas nacionales e internacionales, entre ellos la antología Ríos paralelos. 7 poetas latinoamericanos contemporáneos (Ulrika Editores, 2013). Ha editado su libro de poesía Estados naturales (2016) que fue presentado en la FILBo invitado del 25° FIPB (2017). Miembro colaborador de la revista de poesía Ulrika y de las Jornadas Universitarias de Poesía Ciudad de Bogotá.


Relato lítico

La piedra bruñe la piedra ellas aprendieron a caminar con el agua todas marchan batiendo sus bordes con un lecho duro y quieto otras piedras apretadas por el tiempo siendo suelo demuestran en que consiste el arte del camino conocen la palabra de los ríos, escuchan sus aguas porque son las piedras las dueñas de sus gemidos con cada golpe, en cada latido, el himno es distinto

Cerca de las cordilleras el sonido es bruto Ck’ockoj ck’oooj ck’ockoj ck’oooj En las riveras de los valles la música parece llovida ch’sihihihich’sihihihihihihich’sihihihihihihi Cuando el agua ha alcanzado la selvática llanura es una víbora muda ………………………………………..

En el exacto momento en que las piedras deshechas ya no golpean es otro mundo el que se escucha

El curso vertical entre las montañas y el mar es idéntico al de las aguas trepando el cielo La antigüedad de la tierra no tiene tamaño pero sí conocemos la longitud de sus cicatrices cada corte, cada fractura ha sido zurcida con la erupción de rocas molidas Qué aterradora evidencia, responsable es el fuego de cada pizca de agua, de toda partícula de greda

Grueso rugido de las cumbres Palpitación temible del mar tu y yo siempre seremos nada

Jorge Campos

(Nicaragua)

Managua, Nicaragua, 1987. Escritor. Economista. En el 2017 publica el poemario Ruinas del Árbol con el sello editorial 400 Elefantes (Nicaragua). Ganador del primer lugar en cuentos del V Encuentro Nacional de Jóvenes Creativos por el Arte (Managua, 2004). En el 2010 sus poemas En pena y Hoguera quedan en la Lista de Ganadores del VII Concurso Anual de Cuento breve y Poesía de la Librería Mediática (Venezuela). Sus poemas han sido traducidos al italiano y griego. Ha publicado en diversas revistas electrónicas e impresas latinoamericanas, por mencionar: Revista Altazor (Chile), Círculo de Poesía (México), Carátula Centroamericana, Hilo Azul (Nicaragua), Revista Ágrafos, La Prensa Literaria (Nicaragua), 400 Elefantes (Nicaragua), Letralia (Venezuela), Pórtico 21 (Editorial de Costa Rica), La Estantería (México), Resonancias Literarias (Francia), Efory Atocha (Cuba), Revista Literatta, Θράκα Περιοδικό Εκδόσεις (Grecia), entre otras. Seleccionado para aparecer en antología del IV Concurso de Micro relatos Eróticos (Ediciones de Letras. España. 2016), en la V Antología de Relatos Eróticos (Ediciones Con Talento. España. 2016), en “Tierra breve: Antología centroamericana de minificción” (ÍNDOLE Editores. El Salvador. 2017), y en “Las Huellas de las hormigas: muestra colectiva de minificción contemporánea nicaragüense” (Parafernalia Ediciones Digitales. Nicaragua. 2020) Actualmente escribe desde su blog personal “Manual del Desasosiego” (manualdeldesasosiego.wordpress.com).



El jardín de la alegría

En el jardín de la alegría

no hay ausencias ni incertidumbre.

Las flores se abren invencibles

y la vida se fuga

como arena del desierto

que amable espera el aguacero

amasado por el viento.

Ya no hay hendiduras abiertas

en las mañanas perfumadas del tercer día

y la sonrisa se hace nido

ante el espejo de la ciénaga,

porque el triunfo ha despertado

en el jardín donde las flores

desafían al invierno,

donde la vida arcana

florece con asombro a la epifanía

en el canto de un pájaro vendado

que recita la elegía ante su propio sepulcro.

Abril, 2020

Fernanda Martínez Varela

(Chile)

Fernanda Martínez Varela (Chile, 1991). Socióloga y escritora, publica su primer libro a los 15 años Ángulos divergentes. Ha recibido los premios Roberto Bolaño, Concurso Literario UC y Premio Municipal Juegos Literarios Gabriela Mistral. Ha participado en festivales en México, Bolivia, Honduras, Puerto Rico, Estados Unidos y República Dominica. Sus textos aparecen en Otro Lunes, Oculta Lit (España), Puño y letra (Bolivia), Maestra Vida (Perú), Espaces Latinos Cultural (Francia), Loading Zone (University of Wisconsin-Madison), América Invertida (Stony Brook University), Uno dieciséis (Columbia University), Círculo de poesía (México) y en Halo, 19 poetas chilenos nacidos en los noventa (Chile). En 2015, publica La sagrada familia (Libros del perro negro), en 2016 recibe la beca de la Fundación Pablo Neruda, en 2017 obtiene la beca de creación literaria del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, y en 2018 recibe la Field Research Grant de Tinker Foundation y la Master of Arts Scholarship de NYU.

no señor dios quise masticarle los tobillos encallar los pedregales en los párpados astros muertos noches viejas honduras ríos por debajo de las córneas un puente de espinos anchos

sí señor dios padre fue el amor el rezo decir tosco tenso la quebrazón el roce agolpa carnes el ensanche sí señor dios haz me dijo zanjas aquí altas llénalas de vientos susurros soplos los abismos de gemidos llenos en los potreros de la muerte tú

te fuiste metiendo en las uñas te fuiste metiendo en mis dientes astillas insectos jardines te fuiste metiendo en los ojos picores rastrillos sacos de mejillas secas

el horizonte donde cuelgas cabellos que arrancas los días que el tragaluz de tu cuarto me roba

la luz que regresa en lugar de la imagen a la pupila

te fuiste metiendo en las uñas te fuiste metiendo en mis dientes cordilleras de gusanos blancos te fuiste metiendo en los ojos elefantes enterrados en ciudad cosmopolita

y un león bajo el mar comprende su ternura

sí señor dios padre la caricia amansa ronchas fue el amor dilapide de soberbia le besé encías todos los manzanos verdes la carne arrojé en ella larga en ella ancha

te fuiste metiendo en las uñas te fuiste metiendo en mis dientes arañas la boca restos de vidrio te fuiste metiendo en los ojos valles de siegas de piel ruidos que escondes de la luz

un ave que pende de su ala el cielo

no señor dios padre abríanle abrazos las gradas de pasto macizo los pies sumergidos el ámbar los maderos viejos la lengua relame cortezas las yemas los cueros las púas

y pensaba en ropas dignas que le asienten cuellos que alarguen sus aúllos

telas que se cortan con las yemas pensaba qué telas prefieren sus dedos las que tienen aire o ramaje de hilos resbalan del muslo se quedan en los senos derredor las hojas de los pinos telas las cortezas todas también telas y cada tela un matiz de tacto inclinada a lo más hondo

te fuiste metiendo en las uñas te fuiste metiendo en mis dientes madejas pellejos alambres te fuiste metiendo en los ojos un barco en un río de costras apresa en sus mallas rodillas tropiezos cráneos

estatuas que cales se rascan corren tropiezan caen de bruces pasmadas al barco pesquero al puente tendido cuerdas tendones se estiran ganzúas desploman la vista el rostro turbado vuelven a echarse la cal ellas solas

y pensaba en ropas dignas que me asienten llevar sobre mi piel la suya puesta

untarme en las mejillas sus sudores reconocernos pese a los pelajes estrechar bulbos rabias laderas

las lenguas unirnos la espina de un cactus

tener por idioma común la insolencia

te fuiste metiendo en las uñas te fuiste metiendo en mis dientes machucas plegarias te fuiste metiendo en los ojos macetas de gredas calientes

como dos tazas de mar recién hervidas

Roberto Ibáñez Ricóuz

(Chile)

Roberto Ibáñez Ricóuz (Neuquén, 1993). Licenciado en Letras. Sus poemas aparecen antologados en Halo: 19 poetas nacidos en los noventas, 90 revoluciones y Parias poetas y borrachos. Obtuvo el premio Roberto Bolaño de escritura joven y una mención honrosa en los Juegos Literarios Gabriela Mistral.

(¿cómo anoto el silencio previo a cualquier ruido?)

***

¿Te siguen doliendo las rodillas cuando despiertas? Desperezarse y ya saber el frío afuera, una u otra hora cierta sabes, sabes que hay cosas que no cambian y te enteras de a poco: teléfonos suenan, dime, ¿te duelen las rodillas?

Es para ponerme abrigo o salgo así en estas telas un poco huelen un poco, descanso y yo respiro ¿eso quieres? ¿Dormir un poco más? Ofrecen electrónica, grandes sonrisas, la promesa de la casa práctica y nos gusta la idea, llamamos pedimos, óyeme, ¿no quieres aguantar un rato? Se hace tarde, yo sé, se hace más de día en el día pero de este paisaje no me saca nadie ni tus nervios en los aviones ni tu calma en la emergencia del hospital

Era broma eso de salir con olores extraños me ducho y me busco enfermedades embadurnado en perfume y sin espejo, ahora soy un maestro de la contemplación

En el vapor del baño intento responderte un par de preguntas repetidas y todo lo que veo es una torre partida por un rayo ¿qué es? me preguntas, por qué una torre No es de alta tensión, mamá sólo se está partiendo y esos tipos prefieren saltar al vacío a morir aplastados ¡Ah! Pero de esta nos salvamos tú sabes, este colchón del que no podemos salir será nuestro salvavidas, allá partimos colchón abajo. Vamos, se hace tarde.

***

Mira todo este maquillaje suave pasta dorada hace grumos entra a la fuerza al baño, sale por la ventana (no dice tanto) te raspa el ojo o es que te da asco pasar el lápiz por dentro, esa carne rosada se hará negra (más agudo el ojo sabrás por qué se me agita la respiración)

¿No dice mucho, estás seguro? Dices, es, dices el arte de la corrección la espalda pudiste tener nunca derecha los hombros un poco arqueados (la línea se curva hacia arriba, negra) Dime si esas son las formas de tu amor amor por quién y cuándo hijo (me dijiste) respóndeme con la soltura de tus palabras si me voy lejos o si tiemblo por las mañanas hace frío, no de todas formas serán febriles mis extremidades

(Cornamenta azul de las muñecas te las vi vendadas y no me quedó opción mirar hacia el otro lado, el still life en la pared y te pregunté, mamá, todavía estás viva y tú me respondiste con toda sonrisa) sí, hijo, ya sabes cómo son estas cosas ya sabes cómo son estas cosas

Manuel Parra Aguilar

(México)

Manuel Parra Aguilar. Hermosillo, Sonora. Es Licenciado en Literaturas Hispánicas por la Universidad de Sonora y Maestro en Estudios de Arte y Literatura por la Universidad Autónoma del Estado de Morelos. Es autor de los libros de poemas Permanencias, Breves, Portuaria, Pertenencias, entre otros y del libro de cuentos Contrataciones como creador literario. Ha merecido los Juegos Florales Iberoamericanos Ciudad del Carmen 2019; el XV Premio Nacional de Poesía Amado Nervo; el XII Premio Nacional de Poesía Alonso Vidal y el Premio Internacional de Poesía Oliverio Girondo, entre otros.


Poemas del libro Breves

ASÍ NOS PODEMOS SALUDAR

unos ojillos que tiritan como el saltar la cuerda

por un momento se detiene el aire

lo que se oye es el ritual:

chile, tomate y cebolla

mete la pata a la olla

alguien no puede dejar de sonreír

pero yo me sé todos los juegos

OJOS QUE VEN

cuerdas de yute que juegan a ser columpio

favor de no arrastrar los pies,

la ruta está en el aire

todo aquel que espera,

aquel que permanece alerta en su turno,

¿cuál es su nombre?

QUE SEPA CANTAR

¿quiénes construyeron el patio

sobre la tierra?

otro lenguaje no estaba con el olor a mangos

¿mañana de columpios?

esa es la pregunta,

suponga

TORTILLITAS DE SALVADO

descoloridas ramas vuelven a formarse

sombras que están aquí

aunque nada las proyecte

cuando maduran las guayabas

los niños

siempre vienen a buscarlas

POCO DURA

el viejo árbol se pudre

en un charco de tierra

¿dónde quedó el columpio

para tanto niño?

desde alguna gastada rama

ha caído la última hoja

sin hacer ruido

LA VIRGEN DE LA CUEVA

se oye el chapotear del agua

y justo en las orillas del pie se forma un charco

los frutos caen de las ramas

–que sí, que no–

pero

los niños siguen jugando

los niños juegan todavía

SE VISTEN LOS CAMPOS EN LA PRIMAVERA

del cafetal trajo el abuelo

las semillas que puso a secar en catres

las manos del abuelo eran ciegas,

mas distinguían las semillas rojas de las verdes

ya no tenemos el cafetal, dormimos en camas muy bien arregladas

el abuelo ya no está, pero nos queda

el aroma del café recién tostado con piloncillo

SE VISTE LA AURORA

la bicicleta es roja

y por sobre la colina parece

una yegua que se aleja

minúscula yegua que tropieza con las piedras

que hacen temblar al jinete

que cae al suelo sin meter las manos

¿cómo se atreve el ciclista a levantarse

y seguir por la colina

con la yegua de herradura rota?

Sandra Sarmiento

(Guatemala)

Poeta Narradora y Guionista. Cónsul Honoraria en el Parlamento Internacional de Escritores de Cartagena de Indias, Colombia, en representación en la República de Guatemala. Presidente Proyecto Pluma de Oro en Mentores Guatemaltecos. Director del World Festival of Poetry in Guatemala.

¿ACASO NO LO VEN?

Un día de aquellos

Un día como hoy

Nada especial

Nada social

Llena de paz

Aunque esté bajo la tormenta

Mi corazón rebosa de alegría

No es culpa mía, es obra de DIOS

Si el aire fresco me abraza

La sonrisa suave brota

Puede existir maldad

Pero ángeles me cuidarán

Y es que de la imaginación

Pueden brotar monstruos

Ideas que la gente se creerá

Nada de eso es verdad

Yo soy yo

Delante de DIOS igual

Paciente lluvia

Disfruto la tarde

Nada me turbe

Nada me apague

Delante de mi va ÉL

¿Acaso no lo ven?

Entiendo...

¡Pronto les tocará retroceder!

Javier Alvarado

(Panamá)


Javier Alvarado: poeta nacido en Panamá el 28 de agosto de 1982. Licenciado en Lengua y Literatura Españolas. En su trayectoria, ha sido premiado en numerosas ocasiones y ha recitado sus poemas por muchas partes del mundo como Cuba, México, Chile, Inglaterra, Escocia, Canadá, entre otros. Entre los premios recibidos más destacados podemos enumerar el Premio Nacional de Poesía Joven de Panamá, Premio de Poesía Pablo Neruda, Primer Premio de los X Juegos Florales Belice y Panamá y Premio Internacional de Poesía Rubén Darío de Nicaragua. Desde el año 2001, Alvarado ha publicado ya más de una decena de poemarios, entre los que se encuentran Tiempos de vida y muerte, Poemas para caminar bajo un paraguas y El mar que me habita.

SONETO A FRAY LUIS DE LEÓN,

CIELO EN SALAMANCA

Cuando contemplo el cielo Fray Luis de León

Cuando contemplo el cielo en Salamanca,

El verso de Fray Luis junto a la piedra

Demora el colibrí su porción de hiedra

Se muda al olivar que ya me atranca.

Desviando el agua, muda en la carlanca

En un cantar de Dios que se despiedra;

Esa su traducción que alumbra, empiedra

El reto del amor que se apalanca.

Imagino su luz, allá en su celda,

Esas grandes metáforas de roca

Toda la rima austral de los ungidos;

La musicalidad que va en la bielda.

Un regreso universitario, toca

Alejado de mundanales ruidos.

Guillermo Molina Morales

(España)

Poeta nacido en Zaragoza, España, 1983. Sus principales obras publicadas son Estado de emergencia (Hiperión, 2013) y Epilírica (Hiperión, 2008), con los que ganó, respectivamente, el IX Premio internacional de poesía “Claudio Rodríguez” y el XI Premio internacional de poesía joven “Antonio Carvajal”. Invitado especial del Festival Internacional de Poesía de Bogotá y de las Jornadas Universitarias de Poesía Ciudad de Bogotá. Es miembro del consejo editorial de la revista de poesía Ulrika. Trabaja actualmente como docente e investigador en varias universidades de Bogotá.

Uno

Quedó la ventana. Para ver los anuncios Pasar. Y los pastores: amarás a todas las cosas. También: a las mujeres (vos, mirando). A Los hombres (yo, él, ellos). Amarás Como se ama a los aviones. Sus palabras Cayendo sobre nuestras cabezas. Ya no queda Ni una casa que tirar. Tan sólo

Quedó la ventana. Y las palabras que pisamos Porque no son las nuestras, porque a veces Es mejor pisar la rosa que así es la rosa y seguir Mirando. Mirar, soñar, gritar acaso: te amo a través De los cristales, tantos, tan densos, no hay: una forma De escapar. Tus cuadros: cristales. Mis palabras: Cristales. Mira ahí: abajo: es Wall Street, el

Miedo. Quedó la ventana. Para llorar por Grecia, por los parados, por ejemplo. Son como nubes Y son el viento. Luego escribiréis en el cielo palabras de Humo. Palabras como Nike, Coca-Cola, Comunismo. Palabras como PIB, Bolívar, Ornitorrinco. Las sirenas Con sus luces azules y rojas nos disfrazan de personas. Para ser persona hay que haber nacido aquí.

Aquí, la ventana. Cada uno en su ventana, y Dios En su ventana, mirando. El rumor de la hierba, el golpe Del sílex, el despegue del Columbia. Eran nuestros anuncios, Las aves espaciales: augurios. Entonces dijo Dios: Primero serán las vacas gordas, después los cerdos. Lo pasaron en el intermedio: de un programa Sobre mesías y fines del mundo. Después

Sólo quedó la ventana. Y los padres, sus pancartas: son azules O son rojas. Era bonito, pero duró. Como dura el progreso, El estipendio, la persona. Si cambias de vela, volamos: Que caminen los ciegos, que anden los sordomudos, Que los calvos paseen, es posible. Que se borre La Deuda que escrita está en el cielo: No Es Posible. Y además no existe el cielo.

Sólo existe la ventana. Y la hierba que no pisamos Porque es un cuadro de Monet. Y sus lagos: no Podrás lavar tus manos, llenas de tinta. Nunca Tocaste un solo nenúfar. Nunca has amado. Mejor Es caer a un arroyo, a una guillotina. Estoy hablando De cristales transparentes, de empresas de limpieza. Como Siempre, hablando. Y la casa, todas las casas, ya las tiraron.

Quedaron las ventanas. Que no son de nadie, de quien las mira. O, más bien, de lo mirado. Amarás a todas las cosas. Como se ama a los aviones, el día del desfile, los soldados, A todos os tuve una noche: a nadie he amado. Era lo justo que Te fueras, si es que existe lo justo, si es que alguna vez te fuiste Cuando yo estaba: mirando la ventana. Quedó, el hueco: Quedaba. Un hueco en medio del vacío.

Y alguna palabra falsa en mi corazón.

MAXIMILIANO ANDRADE

(Chile)

Maximiliano Andrade (Santiago, 1990). Publicó Bonzo (2016, Cástor y Pólux, Santiago de Chile), aparece en las antologías: Halo, 19 poetas chilenos nacidos en los noventa (2014, J.C. Sáez Editor, Santiago de Chile), Mil Novecientos Violeta (2015, El Gaviero, Almería, España), y Pasarás de moda (2015, Editorial Montea, León, México). Participó en la exposición Poetry will be made by all! (2014, 89plus/ LUMA Publications, Zurich, Suiza) con el libro Sangre de pájaro [viaje al centro de las cosas].

No tengo explicaciones, Chapman Me repito ……………….varias veces ……………….antes de empeñar las piernas ……………….………………jalar del gatillo

¿Una bala cambia, acaso si el aire ……………….……………….……….si el roce ……………….……………….………si el cuerpo? ¿Será la cosa que recoges del disparo?

La poesía, bien podría ser ese movimiento

Me acerqué a tí, John en medio de la calle más oscura que encontré esos días en Nueva York

Pero no pude concebir un lenguaje sin desplazamientos obvios

Olvidé apagar las luces del apartamento Olvidé alimentar al gato Alimentarme

No basta la sopa de pollo fría sobre la mesa

Chapman, no basta un disparo en el pecho.

John, permítete creer …………………………Que ya habrá otros que se dediquen a la ciencia

No sabría explicarte cómo funciona el revólver que cargo …………………………Un martillo golpea la pólvora …………………………supongo

Todo se resume en un choque de fuerzas

Por ahora, solo eso necesitamos saber

Yo soy ese auge …………………………Tu, quien lee un casual encabezado de prensa …………………………y se sabe muerto un lunes por la mañana.

Me arrastro serpenteante por los agujeros de tu ropa

El concreto avanza por las grietas de la que fuese mi suela

Yoko está tirada en medio del salón ………………………………descalza ………………………………acurrucada

Te escurres entre las huellas de tu propio asesinato pero logro ver mi propia figura en tu sombra

Chapman, me digo ………………………………mientras recorro el borde ………………………………de mis gafas con las yemas Cierro los ojos Encojo la papada

Apunto al lugar …………………………Donde menos dolerá

Chapman, me dije Ese cuerpo está muerto ………………………….muerto ………………………….muerto

pero solo Yoko murió tanto como yo

Me dije Chapman, descansa ………………………………..pues amé tanto ………………………………..el silencio estrepitoso ………………………………..entre las dos y media ………………………………..y tres de la tarde

Chapman, cociné para mi una sopa de pollo …………………………….Antes de lavar la loza, …………………………….por supuesto

Estuvo entonces sobre la mesa de aluminio

……………………………………..Tal como el rostro de Yoko ……………………………………..Tu rostro, Chapman, me dije

……………………………………..Tal como tu rostro

Un plato frío sin venganza

Cuando el lenguaje es certero solo puede entregar certezas

Pero mi revolver no entiende las caricaturas …………………………………………….Aún estamos muy lejos …………………………………………….del fascismo, John

…………………………………………….No todo se trata de ti

Las palabras serán siempre solo posibilidades …………..Pongamos en duda la palabra siempre

…………..Siempre

Mi rostro en la televisión

Chapman, me repito como si tuviera un lugar donde vivir

Una cama deshecha a penas empapada del sudor de un hombre que no ha elegido esa soledad

Chapman, repito articulando mis labios mientras ellos dicen otro nombre …………………………Del mismo modo que un ventrílocuo frente a los niños por televisión

Chapman, digo frente al espejo pero el espejo me responde John

Te amo John, pero debo reconocer que me seduce la posibilidad de ser yo el que te dispare en el pecho

Y convertirme en algo de ti aunque sea un segundo

Ser el único que escuche tu última canción

Ganaste Chapman

………………….ya eres la persona ………………….que siempre quisiste ser

MIGUEL BARRETO

(Portugal)


Nació en Coimbra, en Portugal, el 27 de marzo de 1981. Estudió Relaciones Internacionales e hizo su doctorado en Política Internacional y Resolución de Conflictos en la Universidad de Coimbra, donde presentó la tesis intitulada “Laboratorios de Paz en territorios de violencia(s): ¿abriendo caminos para la paz positiva en Colombia?”, premiada por la Casa de la América Latina como mejor tesis en Ciencias Sociales y Humanas en 2013. En el 2012 cruzó el charco y se vino a vivir a Bogotá. Se ha dedicado a la docencia y a investigar el conflicto armado y la construcción de paz en Colombia, en cuanto profesor titular del Departamento de Ciencia Política y Relaciones Internacionales y Director del Observatorio de Construcción de Paz de la Universidad de Bogotá Jorge Tadeo Lozano. No obstante, consagra una gran parte de su tiempo a servir de sofá a sus gatas, Mía y Nube. En el campo literario, publicó en el 2012, en Lisboa, su primer libro de poesía Vã Guarda: autobiografía não autorizada. Se siguió “El pie derecho de Maradona”, publicado en el 2019 en Colombia, por Uniediciones Tiene igualmente varios poemas editados en revistas, antologías, páginas web y blogs, y ha participado, de forma regular, en los recitales de “Poesía Sin Fronteras”. Entre otras actividades (menos) relevantes, se ha destacado como blogger, DJ, locutor de radio, así como por fallar goles y comer dosis astronómicas de croissants al desayuno.

BETSIMAR SEPÚLVEDA

(Venezuela)



Nació en Rubio-Táchira, Venezuela, 1974. Poeta, cronista y fotógrafa. Venezolana residente en Cali-Colombia desde 2007. Tiene en su haber cuatro libros publicados, parte de su obra también aparece en antologías publicadas en Colombia, Perú y España.


Ha sido parcialmente traducida al inglés, portugués, italiano y árabe. Su trabajo tiene énfasis en la reconstrucción de la memoria colectiva a partir de la imagen y las escrituras creativas como la crónica y la poesía.


Coordinadora de los programas de promoción de lectura y creación literaria con énfasis en la reconstrucción de la memoria colectiva y el patrimonio inmaterial en espacios académicos y no convencionales.

Puedo decir, quiero decir

que mi padre fue un hombre iluminado.

Solía sentarse cada semana santa junto a la radio

y con los ojos cerrados seguía en voz no tan alta

el sermón de las siete palabras

nada parecía inmutarlo.

Ordenaba con estricta mística

cada fruta del mesón según maduraban

como cada extraño objeto de su habitación

a la que nadie entraba.

Mi padre, el que nunca levantó ni la mano, ni la voz

del que no conocí ni el insulto ni la caricia.

Mi padre, con la paz que el sol derrama sobre la tapia

le hizo morada a la muerte

brindó con abundancia, secos tragos de ron

por cada escalón de su agonía

y cuando vio encenderse la lengua de fuego sobre su cabeza

ajustó por última vez su reloj.

Mi padre fue un iluminado, por eso

tuvimos que velarlo en dos salones,

fue hermoso verlas con sus rostros tristes

ahogando el suspiro por aquel hombre que las amó.

Puedo decir, quiero decir

que más amó a mi madre

pues entregó su cuerpo a las flores un segundo domingo de mayo

y le dejó sobre la tierra removida

la ternura de su silencio.

MARTÍN TORRES MIRANDA

(Chile)


Egresado de Licenciatura en Letras Hispánicas en la Pontificio Universidad Católica de Chile, con un CA en Escritura Creativa. Tiene experiencia impartiendo talleres de creación literaria y también de contenido curricular. Le interesa que la clase sea dinámica y centrada en la creatividad para que los alumnos puedan aplicar el conocimiento adquirido en su vida diaria. A sido premiado en varios concursos literarios y he publicado mi trabajo en antologías en Chile y otros países. Fui becario de la Fundación Pablo Neruda y el 2017, mediante la Beca de Creación del Fondo del Libro del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes publiqué mi libro de poesía "Una Esfera Saltarina". También es músico, por lo que me interesa potenciar el vínculo entre el conocimiento musical y la literatura en todas sus formas.

Preferir dejarlos ahí es una opción

Ver cada día una nueva marca de la putrefacción se nota primero la piel que comienza a soltarse los ojos reduciéndose a cuencas de a poco día tras día el cuerpo más aplanado contra el asfalto un abandono que carcome casi a caricias

El rigor mortis de las palomas todo parte con una pluma que se desprende o un ala luego, un día u otro el cuerpo irreconocible solo trozos de cartílago y rastrojos plumíferos por aquí y por allá

Aparece un papel arrugado ¿un confort o una bolsa? ¿qué es ese bulto?

Pero justo antes justo antes de que tu mente defina la figura definitiva de un cuerpo aplastado así, puro amasijo de pelos das vuelta la mirada y prefieres haber visto una bolsa de basura o una caja de cartón mojada

Un día en el Río Mapocho un perro que parece que se fuera a levantar

-está moviéndose, mira- flota entre los destellos fúnebres del agua

-está vivo- repite

e s t á m u e r t o acostado en el sedimento del fondo del río grande aún, vivaz como nunca pero date cuenta

el río lo arrastra de a poco todo es de a poco metro a metro se va alejando metro a metro hasta unirse con el comienzo de las aguas allá lejos, donde vive ese relámpago que se lleva las almas de los olvidados (manteniéndolos así… olvidados)

Y es aún más en la realidad más real esa que no censura ningún acto y es por eso mismo más real y más dolorosa aún a los perros atropellados los recoge el camión de la basura que luego los abraza entre los grandes labios metálicos de la compactadora y los sella como un secreto cruel

Hay un animal muerto en medio de la calle las ruedas le pasan por encima y parece no importarle la muerte nos hace más impenetrables, el dolor más incoherentes Un día o dos un año o dos el animal se transforma en una mancha oscura que destiñe en medio de la calle un día o dos un año o dos el cuerpo en sepultura fundido al pavimento invisible atrapado célula a célula entre las ruedas de los autos que lo reparten por la ciudad entera

Su cuerpo en reservada sepultura esperando, porque Todo sucede de a poco espera un día o dos un año o dos para los sacramentos de las veredas en el camposanto de la calle

LUIS ALONSO CRUZ

(Perú)

Lima, Perú 1981. Ingeniero Industrial de la Universidad de Lima, con maestría en Gestión del Conocimiento por la Universidad de León de España. Ex miembro del taller de poesía de la Universidad de Lima de Renato Sandoval (2000-2003)

Publicó los libros Tetrameron (Fondo de la Universidad de Lima, 2003), Lumen, Trilogía del Espíritu (Nido de Cuervos, 2007); Radio Futura, dentro de la Colección Piedra y Sangre” (Lustra Editores, 2008); Osario de Criaturas Perplejas (MiCielo Ediciones, 2014), La Música del Hielo (Pájaro en los Cables Editores, 2015) Hombre Fractal (Bisonte Editorial, 2018) y Jardín Mecánico (Editorial Primigenios, 2020. Formato E-book).

Poemas suyos aparecen en “Versolibrismo, poesía y arte contemporáneos” (Rio Negro, 2013), Cuatro Poetas Peruanos (El Quirófano Editores, Guayaquil 2013), “Plexo Perú Poesía y Gráfica Perú-Chile” (Editorial Quimantú y Casa Azul, Valparaíso, 2014), “Mirando sobre el Heno. Muestra de Poesía Actual” (Vallejo & Company Ediciones, Lima 2014), Antología de Poesía Iberoamericana Actual (Ex Libric ediciones, Málaga, 2018) y Revista Lienzo N° 40 (Fondo Editorial de la Universidad de Lima, 2019). Así mismo, parte de su poesía ha sido traducida al inglés, italiano y bengalí.

Es administrador del blog cultural y misceláneo “Fundador de Supernovas”.


ELECTRICIDAD

No importa si caemos bajo el influjo de un bombardero,

no importa si el campo de la tierra se funde

tenemos una nueva arca de la alianza.

Adelante afiches de mujeres sonriendo hablan

(o hablaron alguna vez)

de este nuevo dios y su juramento.

“Creced y expandiros,

nunca se toquen las manos,

pueblen el mundo como reinos desiguales,

la gloria está al final de esa luz”

Mientras recorremos una línea férrea,

Los ojos se ennegrecen....

(La Radio Futura, 2008)

Hiper Espacio

La geometría del momento,

Es el tiempo en que la corneja se fija en el árbol

Y se piensa en un fondo negro

Mientras se pierde en su alba placenta.

La luz es una parábola,

Multiplica los panes y guarda

El secreto del tiempo y su volumen.

Viajar en planos es lo más parecido

Al saber de Paracelso o al mismo saber del silencio.

¿Qué poder tienes Riemann entre los dedos?

El poder de la figura entre la puerta.

(La Habana, Febrero 2014)

(Osario de Criaturas Perplejas, 2014)

NEFTALÍ EUGENIA

(República Dominicana)

Poeta, sacerdote jesuita y comunicador dominicano. Poemas suyos están incluidos en la antología Ríos paralelos: 7 poetas latinoamericanos contemporáneos y en la antología El rayo que no cesa (2013). Autor del poemario Aunque se nublen tus ojos, antología personal que fue publicada en 2017. Colaborador de la revista de poesía Ulrika y de las Jornadas Universitarias de Poesía Ciudad de Bogotá. Cofundador de la tertulia literaria “Una poesía para Dios”, en República Dominicana. Invitado al FIPB y a diversos Festivales internacionales de poesía. Actualmente es profesor de Literatura Universal en el Instituto de Estudios Superiores Bonó, Santo Domingo.

Dios ha muerto

Dios ha muerto.

Friedrich Nietzsche

Tiene razón, viejo Nietzsche, ha muerto el dios lejano para quedarse con Nosotros.

Ha muerto el dios altísimo para convertirse en el Dios de los de Abajo.

Ha muerto el dios innombrable para poder ser el “Abba” de Todos los Nombres.

Ha muerto el dios pasivo para ser Revolución.

Ha muerto el dios de las viejas catedrales para habitar en las calles.

Ha muerto el dios implacable con la sexualidad para convertirse en el Progenitor de todos los amores.

Tiene razón, viejo Nietzsche, ha muerto de vejez el dios de la vieja Europa, y con tambores y danzas, hemos asistido a su cristiana sepultura.

Dios ha muerto en el cielo para resucitar en nosotros, aquí en la tierra… donde sea, o allá en el cielo.

ANDRÉS BARBOSA VIVAS

(Homenaje póstumo)

El poeta Andrés Eduardo Barbosa Vivas nació en Bogotá en 1987. Licenciado en Ciencias Sociales con énfasis en Humanidades por la Universidad Pedagógica Nacional. Autor de los libros de poesía Desdóblate silencio (2008), La desmesura (2009) y Rutas de mujeres y cáñamo (2010). Al momento de su fallecimiento dejó su cuarto libro listo para ser publicado, La Ciudad de Vino, y una extensa obra poética inédita. En el 2013 se edita otro de sus libros bajo el nombre de Alucinaciones y Collages poéticos (Caza de libros) y se espera que otros dos poemarios de su autoría sean publicados en algunos años. Poemas suyos aparecen en publicaciones como el compilado "Escuela – Ciudad – Escuela. Una visita de la poesía" (2008) y la antología "Panorama virtual de la nueva poesía colombiana" (2009), realizados por la Corporación de las Artes y las Letras Ulrika. Barbosa Vivas participó como poeta invitado en los Juegos Florales de Manizales y en el Festival Internacional de Poesía de Bogotá, entre otros. En el año 2009 asistió al recital En busca de las artes jóvenes latinoamericanas, organizado por la Red Nacional de Estudiantes de Literatura –REDNEL– y realizó la Gira La Desmesura, junto al colectivo “A La Calle” con quien estuvo promoviendo su obra literaria en lugares no convencionales de Bogotá. En marzo del año 2010, gana el Certamen Literario Alicia Moreau de Justo, organizado por el Partido Socialista de Coronel Rosales, en Argentina. Andrés murió en un accidente de tránsito el 6 de Agosto de 2010 en el kilómetro 7 de la vía que de Bogotá conduce al vecino municipio de La Calera. En su memoria se crea la Fundación Andrés Barbosa Vivas, con el propósito de editar y continuar promoviendo su extensa obra.

CALAMOS DE AUSENCIA

Deshabitada mazorca

Muro de polvo Y mis palabras

El viento pone plumas

A mis pasos Ojos Que dijeron al alba. El crepúsculo Va midiendo el dolor De volver la espalda al mundo. La música el alcohol en que no estamos En construcciones para alas Casas que se venden Inundadas de hiedras.

Al cementerio central

Un ángel lleva con su hoz.

Mas allá mis hermanas

En fila sobre el alero.