Featured Posts
Recent Posts

Aldemar González González, poeta


ALDEMAR GONZÁLEZ GONZÁLEZ (Bogotá, D.C., 1975). Poeta, docente, músico y gestor cultural.

Es autor de los poemarios: Retrato Hablado de la Muerte, La Ruta del Extravío, Los Años Anegados, Autopsia, La Ascendente Presencia, y coautor de publicaciones como: Las Voces del Río (2004), Libando la Palabra (2007), Versos en la Esquina de la Ceguera (2007), La Poesía Está en la Calle (Encuentro de Saberes Urbanos, 2009), 50 Poetas Colombianos y una Antología (Editorial Caza de Libros, Ibagué, 2010), y El Rayo que No Cesa (Antología Poética, Editorial Cuervo de Papel, Bogotá, 2013), entre otras. Miembro y cofundador en el año 2000, de la Sociedad del Poema en Emergencia, en la Universidad Distrital Francisco José de Caldas, Bogotá. aggpedestre30@hotmail.com

RETORNO

En la memoria de la casa vacía,

el patio

no es otro sol distinto a nuestra infancia.

* * *

ARTE POÉTICA

La poesía:

futuro para verse

en el origen.

Canto de asombros

en medio del abismo.

Ruta de la luz.

Ojo del sueño.

Temblor donde el silencio

es grito y vuelo,

preludio y adiós.

Verano de la noche.

Invierno del ser.

Si ella es tu reino:

sé el amo de la muerte

con tus palabras.

* * *

EPIGRAMA DEL DESIERTO

La sed es la fuente

y el precio del llamado.

La sed es nuestro sitio en el agua.

(Para: Gonzalo Márquez Cristo)

* * *

REVOLUCIÓN

Presagias la tormenta ventral.

Digieres la más antigua desesperación,

el padecimiento original,

las infrahumanas imágenes

que desde cualquier continente te rodean.

Comprendes –al fin– el vaticinio de la peor realidad:

Para algo distinto te está convocando el hambre.

* * *

HÁBITAT

Me quedo en el poema.

Lo demás, lo que no ofrece dobleces

ni páginas de pavores, es lo que más me afecta.

Si perturba en otra esfera mi sollozo

y no brindo refugio,

es porque humanos derrumbes me danzan.

Que no falte en mi herida el mar.

Su enseñanza extendida y sus motivos de tumba

me asignaron su visión.

Costo tras costo el conflicto del tiempo.

Cada aspecto en los fulgores de la sombra

es mi diaria habitación.

En mi horizonte,

premura de tacto por un cuerpo que alumbre;

porque para aliviarme

el pan del desconcierto no ha sido suficiente.

No es apto el sueño cuando aflora el despertar.

Ninguna libertad sabe darme la mañana.

El precio de la noche es mi condena.

Recital de poesía de Aldemar González González

#poemas #poeta #Colombia #Libros #Literatura #Escritores #Arte #PILEO #poesía #Bogotá #ColegioVanLeeuwenhoek #Autores